in

Canon EOS 90D: Nuevo sensor, amplia resolución, y un clásico perfil Canon

Una réflex todoterreno, compatible y equilibrada


La competencia en el espacio mirrorless es maravillosa, y los fabricantes incorporan cada vez más funciones bajo ese formato, pero la historia entre las réflex está muy lejos de terminar. Sensores más grandes, cuerpos robustos y sellados, versatilidad y amplia compatibilidad de accesorios definen a los últimos modelos, entre los que se destaca la Canon EOS 90D. Como reemplazo directo de la 80D, el gigante japonés busca revalorizar su oferta mid-end, al mismo tiempo que conserva un diseño familiar, simplificando así cualquier proceso de transición.

El diseño compacto y la sencillez de controles en algunos modelos mirrorless los convierte en opciones muy atractivas como «primera cámara», sin embargo, al estudiar de cerca las unidades más vendidas del mercado, encontramos al tope de la lista a una réflex. Canon definitivamente dio en el blanco con la EOS 4000D, maximizando la relación costo-beneficio, y estableciendo la idea de que llevar una réflex en el bolso no es un lujo o algo imposible.

Si un entusiasta de la fotografía se moja los pies por primera vez con una réflex, lo más probable es que desee continuar su aventura bajo el mismo formato, y entre las nuevas alternativas mid-end encontramos a la Canon EOS 90D. Heredera de la muy popular Canon EOS 80D, esta reciente cámara redobla la apuesta a través de un nuevo sensor con mayor resolución, un impresionante rendimiento de su batería, y la inclusión de vídeo 4K, sin sacrificar comodidad o familiaridad durante su uso, y lo más importante, sin destrozar presupuestos.


Canon EOS 90D: Un «comodín réflex» apto para entusiastas

Disponible con un 18-55, o un 18-135

Anunciada en agosto de este año, la Canon EOS 90D presenta un sensor CMOS APS-C de 32.5 megapíxeles efectivos, el cual está acompañado por la octava versión del procesador de imágenes DIGIC. Su sensibilidad ISO se extiende de 100 a 25.600 con un Boost superior de 51.200, mientras que la velocidad de obturación oscila entre 1/8.000 y 30 segundos, o 1/16.000 con su sistema electrónico. Su pantalla LCD de 3 pulgadas es táctil y completamente articulada, con una resolución estándar de 1.04 millones de puntos. El viewfinder es óptico y con tecnología pentaprisma, ofreciendo una cobertura del 100 por ciento. Si el plan es exprimir la batería de la 90D al máximo, el viewfinder es nuestro principal aliado.


Táctil y articulada. El modo selfie llegó para quedarse…

Dicho eso… la Canon EOS 90D entrega una experiencia superior en modo live view, especialmente a la hora del autoenfoque. El viewfinder cuenta con 45 puntos basados en detección de fase, pero el modo Dual Pixel exhibe un ligero aumento de precisión y cobertura, equivalente al 88 por ciento del cuadro en horizontal, y casi 100 por ciento en vertical. El «precio» a pagar (si podemos llamarlo de ese modo), es un límite en la velocidad máxima del Burst, aunque al final del día dependerá de cada usuario. El Burst vía viewfinder óptico alcanza los 10 cuadros por segundo, pero al utilizar el live view, ese número baja a 7 FPS.

En lo personal, creo que hay que experimentar. Una falla o dos en el autoenfoque con el viewfinder no tienen por qué condenarlo, y siempre hay margen para optimizar su funcionamiento con una actualización de firmware (Canon ya confirmó que habrá updates). De un modo u otro, la calidad de imagen es excelente (tanto en JPEG como RAW), y lo único a vigilar es el suavizado en valores ISO demasiado altos. Canon prefiere una posición más agresiva, lo cual no sienta bien en todos los casos.


El dial de modo regresó a 10 entradas

La interfaz de la Canon EOS 90D posee ajustes mínimos en comparación con la EOS 80D. De hecho, serían muy fáciles de confundir si no fuera porque ambas réflex colocan su modelo en el cuerpo. El cambio más relevante surge en la parte posterior, con la inclusión de un pequeño joystick de ocho direcciones. Es una buena adición para aprovechar con el pulgar derecho, sin embargo, no encontramos ninguna opción de personalización, ya que en esencia imita los comandos del otro control.

En cuanto al resto, puro Canon. Seis botones en la parte superior, pantalla LCD, y dos diales. El dial de modo en la la Canon EOS 90D tiene menos entradas que la 80D (10 vs. 12), lo cual es una especie de regreso a los días de la 70D. La configuración comienza con Escena Inteligente Automática o Full Auto, Escenas Especiales «SCN» (doce en total), y Filtros Creativos (diez disponibles). La llamada Zona Creativa se divide en Automático Programable «P», Prioridad de Obturación «Tv», Prioridad de Apertura «Av», Manual «M» y Bulb «B». El manual de la Canon EOS 90D está en español, y se extiende por casi 700 páginas. Mucho material para absorber, pero recomendamos su lectura.


1-80 f1.8 ISO 100
1-125 f5.6 ISO 100
1-400 f9 ISO 3200
1-800 f5.6 ISO 100

Canon suele recibir un poco de fuego por los recursos de vídeo en sus cámaras. La historia de la Canon EOS 90D comenzó con un tropiezo, que es la ausencia de modos 24p a través de todas sus resoluciones. No es la primera vez que sucede, y para ser honesto, no sé en qué está pensando el fabricante japonés al dejar 24p en el tintero, pero ya comunicó de manera oficial que el próximo update del firmware incluirá los framerates faltantes.

¿Qué sucede con el 4K? Por un lado, no tiene crop a 30 cuadros por segundo. Por el otro, su calidad final es estándar (esto mejorará si aceptamos un recorte del cuadro), y el crop hace acto de presencia igual cuando decidimos estabilizar digitalmente. Desde un ángulo más positivo, su 1080p60 es más que sólido, los dolores de aberraciones como el rolling shutter casi no se sienten, el autoenfoque realiza un gran trabajo, y siempre le daremos la bienvenida a conectores dedicados para el micrófono y los auriculares. Otra opción para experimentar es el 1080p120, aunque trabaja sin autoenfoque y sin audio.



Accesorios para Canon EOS 90D

La Canon EOS 90D tiene en estos instantes un precio de 1.400 euros bajo un kit que incluye un objetivo 18-55, pero una buena alternativa es invertir 1.200 euros en el cuerpo, y volcar la diferencia hacia un objetivo más versátil, con una óptica optimizada. Recorrer los pasillos de la casa Canon nos da la ventaja de una amplia disponibilidad de accesorios, oficiales y de otras marcas, con una excelente relación entre precio y rendimiento. ¿Te gustaría ver?


Batería y alimentación

Con un estimado de 1.300 disparos por carga de su batería priorizando al viewfinder, la Canon EOS 90D no defrauda desde ningún punto de vista, pero ese número caerá en picada si somos jinetes del live view. Además, la batería no puede ser cargada sobre la cámara vía USB, por lo tanto, no es mala idea sumar un par de soluciones externas. La batería Gloxy LP-E6 es perfecta para cualquier Canon EOS 90D allá afuera, y el cargador Gloxy 2 en 1 para casa y coche nos garantiza una mayor portabilidad. Tampoco debemos olvidar a la empuñadura Gloxy GX-E14, en oferta con dos baterías por 75 euros.

Buena decisión de Canon al continuar este formato

Trípodes y soportes

701 gramos con baterías incluidas. Tarjeta de memoria, objetivo, empuñadura opcional… no tiene sentido ocultarlo. La réflex puede volverse un poco pesada en la mano, y la falta de estabilización en el cuerpo tampoco ayuda. La buena noticia es que encontramos un excelente trípode para Canon EOS 90D en el Gloxy GX-T6662A. Pesa menos de 1.2 kilogramos, soporta una carga máxima de 10 kilogramos, sus patas antideslizantes mejoran la estabilidad, y a 60 euros, su precio es imbatible. Entre las opciones más compactas, es difícil resistirse al Clampod Takeway T2. Recibirá sin inconvenientes a esta réflex gracias a sus 40 kilogramos de tolerancia, y se agarra a lo que sea.


Mochilas y bolsos

Incluir sellado contra el clima en la EOS 90D es un excelente acierto por parte de Canon. Lo lógico es esperar que esta réflex trabaje en exteriores con frecuencia, pero protegerla del polvo es la mitad de la ecuación. También necesitaremos una buena solución en materia de transporte, y aquí es cuando interviene la mochila Gloxy Pro AW. Funda impermeable, interior acolchado y personalizable, correas anchas y cómodas, bolsillos para accesorios secundarios y tres tamaños generales disponibles la ubican al tope de nuestra lista. ¿Alternativas? El bolso Delta 400a Fancier viene en tres colores, es muy espacioso, y su estilo bandolero grita «fotografía» en todas direcciones.

Una sólida opción para cámaras Canon

Flashes

Flash Canon
(22)
Gloxy GX-F1000 Flash Canon E-TTL HSS Wireless Maestro y Esclavo
  • El mejor flash del mercado para Canon, tanto para profesionales como para aficionados
  • Compatible al 100% con Canon EOS 700D, 650D, 600D, 550D, 500D, 1100D, 1200D, 1300D, 6D y todas las demás réflex Canon
  • También compatible con las nuevas cámaras sin conector central como Canon 2000D, 4000D, 250D y las nuevas Canon R
  • Recarga en 2 segundos, el más rápido, no pierdas tu foto
  • Mejor relación calidad-precio del mercado, avalado por expertos del sector de todo el mundo
  • Modo esclavo y maestro inalámbricos E-TTL
  • Sistema de radiofrecuencia 2.4G, Número de guía a 58 (ISO 100, 180mm), HSS: sincronización de alta velocidad 1/8000s
  • Sincronización a la cortinilla trasera
  • Permite conectar a la batería externa Gloxy GX-EX2500
  • Preparado para realizar disparos en ráfaga
  • Incluye 20 geles de colores, funda, pie y difusor GRATIS
  • Consigue un flash profesional al precio de uno barato. Te servirá tanto si eres principiante como si eres un profesional
Visitar Flash Canon

Cada usuario deberá determinar por su cuenta si el número de guía 12 en el flash integrado de la Canon EOS 90D es suficiente para sus sesiones, pero aquí siempre recomendamos sumar un mayor poder de fuego en lo que se refiere a iluminación. El Gloxy GX-F1000C es un gran candidato para ocupar el lugar de flash dedicado, con un número de guía 58, recarga de dos segundos, control inalámbrico, difusor, 20 geles de regalo, y apenas 140 euros en la etiqueta.


Objetivos

Aquí es cuando el soporte Canon brilla. Los dos objetivos disponibles en kits para la EOS 90D cumplen con su tarea, pero no faltan razones para explorar la posibilidad de adquirir el cuerpo y buscar un objetivo alternativo. Por un lado, tenemos al F/3.5-6.3 XR Di II VC y al f/4.5-6.0 DI LD, ambos de la gente de Tamron. El primero es un excelente comodín que oscila entre 18 y 200 milímetros, mientras que el segundo favorece a naturaleza y deportes con una configuración 70-300.

En la otra dirección, tenemos a los que probablemente sean dos de los mejores grandes angulares del mercado: Firefly y Blackstone, de la compañía Irix. Disponibles en 11 y 15 milímetros, con opciones de cuerpo plástico, o una combinación de aluminio y magnesio. Nitidez y precisión sin precedentes a este precio, lo cual no es una exageración. Los reviews hablan por sí solos.


Tal vez los dueños de una EOS 80D no encuentren tantos motivos para dar el salto a este nuevo modelo, pero cualquiera que venga de una cámara más humilde, encontrará aspectos muy positivos en la Canon EOS 90D. Es una cámara jóven, y aún arrastra ese «premium de nuevo producto», sin embargo, algo me dice que se volverá popular en poco tiempo. ¡Buena suerte!


Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0
Múltiples pantallas

Cómo utilizar tu dispositivo Android como una segunda pantalla de tu ordenador

Enlaces Recomendados de la Semana (N°536)