in

El robot cuadrúpedo de DARPA sigue al lider (vídeo)

AlphaDog: La evolución de Big Dog (vídeo)

El perro robótico de DARPA bautizado LS3 está de vuelta y otra vez tiene una gracia nueva para mostrarnos. Luego de la incorporación de un sistema de percepción para diferentes terrenos, nuestro querido Big Dog ya sigue al líder del pelotón al que esté asignado. El levantamiento de peso, las piruetas sobre su cuerpo para bajar barrancos y la adecuación a varios terrenos ya son sus características particulares, pero este perro robótico no deja de dar satisfacciones a sus amos.

Nuestros gatos son mimamos en la privacidad de nuestros hogares, donde nos enfrentamos día a día por ver quién tiene el mando de la vida del otro. Mientras perdemos por goleada ante la sugestión felina, pienso en la otra mascota que tenemos aquí en Neoteo. Menos ágil y bastante menos cariñosa con los desconocidos, elLS3 es el perro robótico de DARPA que se ha ganado a sus seguidores en base a las proezas que realiza de a poco, mostrando su crecimiento y desarrollo. En Neoteo lo venimos siguiendo desde sus primeros pasos, la primera vez que cargó peso sobre su cuerpo y hasta vimos un recuento de su evolución. BigDog, AlphaDog, el perrobot de DARPA o LS3, de Legged Squad Support, ha llegado a un nuevo nivel evolutivo en el que ahora sigue a sigue al líder del pelotón en el que marcha.

Boston Dynamics está otra vez en el centro de las novedades robóticas luego de mostrar el video que publicamos centímetros más arriba, donde se ve al LS3 probando lo nuevo en autonomía, maniobrabilidad y recuperación en marcha militar. Trabajando en conjunto con el MCWL (Marine Corps Warfighting Laboratory), el robot LS3 o Big Dog ahora puede tomar decisiones en cuanto a su camino, con lo que ahora sigue al líder de una manera más cercana y guardando distancias seguras. Sumado a los 181 kilos que puede cargar sobre su torso, el perro robótico de DARPA se movió en terrenos que podrían ser habituales en enfrentamientos militares, lo que puso a prueba su sistema de estabilidad y recuperación mientras seguía de cerca a su líder luego de que un comando por voz se lo indicase.

El sistema de interacción con humanos está basado en un modelo de percepción que analiza trayectos recorridos de un objeto y que se encuentra en una fase muy temprana, aunque el perro se movió despacio pero efectivamente en las pruebas. A su vez, tal y como se puede apreciar al final del vídeo, su sistema de trote está ha tenido mejoras y la estabilidad del movimiento ya es reconocida hasta por el ojo novato. La recuperación a través de giros sobre su cuerpo lo ayudó a salir de pozos y a recuperar la marcha sin ayuda. Esta demostración en vídeo fue realizada en Diciembre, así que habrá que esperar al menos unos meses más para ver si tenemos noticias nuevas sobre alguna otra implementación a este robot cuadrúpedo que no para de sorprender.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Nico Varonas

7 Comments

Leave a Reply
  1. Muy bueno, pero me da la sensacion de la reaccion es una consecuencia simple de lo que los sensores registran, no parece tomar decisiones en funcion del terreno o los obstaculos encontrados, no parece interpretar en lo mas minimo el tipo de terreno que circula, solamente esquiva objetos. Igual que pedazo de aparato tiene que crear el ser humano como para intentar imitar lo que la naturaleza puede hacer mas eficientemente con un simple chihuahua. Falta mucha bionica !!!

  2. Con lo barato que seria un buen caballo, o hasta con un burrito…

    No se, pero esta muy verde esto para llegar a ser como un futurista T-1000

  3. claro que toma decisiones, es vez de seguir por la linea exacta donde va su líder, decide entre tomar la la hipotenusa en caso de una curva o seguirlo, dependiendo de los obstáculos que estén en dicha hipotenusa…ya es un gran avance

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pacific Rim: El Evangelion hollywoodense (nuevo trailer)

El CERN quiere resucitar el primer sitio web de la historia