La vez que Microsoft salvó a Apple de la quiebra

Suena imposible… pero sucedió

PepsiCo salió al rescate de la Coca-Cola Company. Marvel invirtió en DC para mejorar su posición en el mercado. Microsoft salvó a Apple de la bancarrota. Sólo una de estas expresiones es cierta… y no involucra a superhéroes ni a bebidas azucaradas. Apple no llegó a convertirse en la compañía más exitosa del planeta sin pasar por un período de absoluta oscuridad, y ese período fue a mediados de 1997. A la manzana le quedaban 90 días de vida. Steve Jobs subió al escenario de la conferencia Macworld Boston, y arrojó sobre el público presente la madre de todas las bombas: Un acuerdo especial de cinco años con su eterno archirrival, Bill Gates.

Apple se convirtió en la primera compañía que logró superar la barrera del billón de dólares en capitalización de mercado. El valor de sus papeles flota en unos saludables 216 dólares, después de haber ganado 30 dólares en tres meses. Todo parece estar listo para el clásico evento de septiembre, y la prensa que se especializa en la actividad del gigante de Cupertino ya está barajando varios rumores. Como alternativa, hoy vamos a compartir una pequeña clase de historia en la que exploraremos uno de los momentos más oscuros de Apple. El reloj retrocede 21 años, y caemos en agosto de 1997. La manzana estaba en crisis. Sus ventas habían bajado de 11.000 millones en 1995 a 7.000 millones en 24 meses. El espectacular fracaso de sus anteriores CEOs y múltiples problemas internos de desarrollo llevaron a la adquisición de NeXT, y por supuesto, el regreso formal de Steve Jobs. Sin embargo, eso no era suficiente. El «soporte de vida» en los bancos sólo mantendría a Apple por menos de 90 días, y si no sucedía algo, la bancarrota sería inevitable… pero el 6 de agosto de 1997, en plena conferencia Macworld Boston, Steve Jobs sacó de su sombrero al conejo más grande del mundo: Microsoft.

Así es: Microsoft, la compañía que dominaba el 90 por ciento del mercado y a la que muchos fans de la manzana veían como responsable directa de su delicada situación, estaba rescatando a Apple. El histórico acuerdo incluyó una inversión de 150 millones de dólares en acciones sin poder de voto que Redmond se comprometió a no vender por un mínimo de 36 meses, la desaparición de las demandas vigentes, licencias cruzadas para patentes existentes y aquellas que fueran desarrolladas en los próximos cinco años, una colaboración especial en compatibilidad Java, la continuación de Microsoft Office para Mac por un plazo de cinco años (algo absolutamente crítico para el mundo empresarial), y la inclusión de Internet Explorer como navegador de fábrica en todas las Macintosh. El único aspecto que apaciguó (hasta cierto punto) a los fans fue la condición de «no voto» en las acciones, o sea que Apple no estaba hipotecando su futuro en el proceso. Ahora, la pregunta es… ¿por qué? Después de una brutal competencia e intercambios tan amargos, ¿por qué Microsoft le dio a Apple un tubo de oxígeno?

«Tenemos que dejar atrás esta noción de que para que Apple gane, Microsoft tiene que perder.» – Steve Jobs

Microsoft salvó a Apple
Irrepetible.

Una de las claves para entender esto es «1997». Microsoft se encontraba en la cima del mundo, y atrás habían quedado sus humildes oficinas de los ’70… pero la reputación de Bill Gates en aquella época no era ejemplar que digamos (tampoco lo fue al principio, cuando acusaba de ladrones a los hobbystas). La FTC ya tenía un gran interés en las prácticas de Redmond, y el conflicto con Netscape (al que Microsoft esencialmente aniquiló) estaba en uno de sus puntos más calientes. Gates no quería a su compañía dividida, y al salvar a su gran competidor, enviaba el mensaje de que no era un monstruo monopólico. Claro que, eso no evitó los interrogatorios oficiales, las críticas constantes (incluso del propio Bill para su gente) y los ataques en público, pero Gates y Microsoft lograron escapar del fuego gubernamental con daños mínimos. ¿Qué pasó con las acciones? Primero las convirtió en papeles comunes (eliminando la etiqueta de «no voto»), y después las vendió en 2003, bajo recomendación de sus asesores legales. ¿Cuál sería el valor de esas acciones hoy? Considerando los dos splits y el proceso de conversión… 55.000 millones de dólares.

Deja tu voto

12 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 14

Upvotes: 13

Upvotes percentage: 92.857143%

Downvotes: 1

Downvotes percentage: 7.142857%

Lisandro Pardo

One Comment

Deja una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.