in ,

MoonZoo: Identifica cráteres lunares


MoonZoo es otro ejemplo de lo que algunos han comenzado a llamar “exploración participativa”, emprendimientos que dan a todos la oportunidad de descubrir o analizar datos provenientes de sondas o sensores construidos por científicos. En este caso, tendremos acceso a las imágenes tomadas por la cámara de la Lunar Reconnaisance Orbiter (LRO) y la posibilidad de encontrar nuevos cráteres lunares -mayores a los 50 centímetros de diámetro- para crear un mapa mucho más detallado de nuestro satélite. ¿Te apuntas?

Hace varias décadas, la única forma que teníamos de hacer algún descubrimiento importante era recorrer -arriesgando nuestras vidas en el proceso- algún paraje inhóspito de nuestro planeta, o construir un telescopio y con una enorme dosis de suerte, descubrir algún nuevo asteroide o cometa. Sin embargo, en la actualidad todo es más fácil y cómodo. En un nuestro mundo con millones de usuarios conectados a Internet solo hace falta escribir “www.moonzoo.org” en tu navegador preferido para formar parte de un equipo que explorará la Luna desde la comodidad del sillón de tu sala. En efecto, Moon Zoo -un proyecto la web desarrollado por la Citizen Science Alliance (CSA)- pone a disposición de los internautas las imágenes en alta resolución obtenidas por la sonda Lunar Reconnaisance Orbiter (LRO) de la NASA, que gira alrededor de nuestra luna a solo 50 kilómetros de altura. La misión LRO, que comenzó en junio del año pasado, ha fotografiado nuestro satélite con una precisión inédita, logrando imágenes en las que se distinguen cráteres de hasta sólo 50 centímetros de diámetro.

La CSA tiene una gran experiencia en este tipo de emprendimientos colaborativos. Su iniciativa Galaxy Zoo, que busca clasificar galaxias en función de su morfología, ha logrado sumar más de 250.000 voluntarios de todo el mundo. Sus responsables sostienen que es virtualmente imposible realizar un completo análisis de los datos disponibles utilizando únicamente los tradicionales científicos, programadores o especialistas, por lo que han desarrollado una plataforma que permite aprovechar el tiempo libre, entusiasmo y conocimiento de los usuarios de Internet de forma que contribuyan al progreso del conocimiento científico, a la vez que aprenden más sobre estos temas.

El astrónomo de la Universidad inglesa de Oxford y miembro de la CSA Chris Lintott explica que Moon Zoo “necesita de los usuarios de la web de todo el mundo para ayudar a interpretar las nuevas e increíbles imágenes de la superficie lunar que está obteniendo la sonda LRO. Cada usuario que invierte cinco minutos en contar los cráteres de una zona fotografiada estará realizando una valiosa contribución a la ciencia y, con algo de suerte, incluso se pueda encontrar con alguna vieja nave espacial rusa.” ¿Qué importancia científica puede tener contar cráteres lunares? Lintott dice que, además de mejorar la cartografía disponible de la Luna, su equipo está interesado en hacer este recuento para poder determinar la edad y profundidad de la capa de regolito que cubre la corteza lunar. También, detectando los cráteres creados por impactos recientes se pueden obtener pistas que nos ayuden a comprender mejor los riesgos que corre el sistema Tierra-Luna de ser alcanzado por este tipo de objetos. Si te gusta la astronomía y dispones de tiempo libre,  Moon Zoo es el proyecto ideal para ti.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Ariel Palazzesi

Comentarios

Leave a Reply
  1. que hagan un mapeado del aldo oscuro de la luna para que encuentren a los nazis, pero como no hay petroleo en la luna los gringos no haran nada.

  2. Les recomiendo un documental de la National Geographic "Direct from the moon" esta muy bueno, tiene imagenes en alta definición de la sonda japonesa Kaguya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Pac-Man: ¡Feliz 30º Aniversario!

Servomotores: Cuando reciclar es un arte