in

Sony Alpha A7: Un clásico de Sony que aún da pelea

Gran variedad de accesorios y descuentos importantes la mantienen vigente

Sony Alpha A7

Nuestro reciente artículo dedicado a la Canon EOS M6 dejó en claro que una cámara «antigua» al precio correcto puede hacer una gran diferencia, y la mejor parte es que esa situación se extiende a todas las marcas. ¿Qué encontramos en el territorio de Sony? Nada menos que a la Sony Alpha A7. Lleva casi seis años en el mercado, lo cual significa que ciertas funciones brillan por su ausencia, pero sigue siendo un verdadero cañón, y atravesó varias reducciones en su precio (que siempre son bienvenidas).

A los fabricantes de cámaras les encantaría cerrar sus ciclos de actualización para estimular las ventas, y a decir verdad lo han intentado en más de una oportunidad, pero no podemos negar su disciplina general a la hora de soportar modelos ya establecidos. Otro beneficio paralelo es que con el paso del tiempo surgen accesorios alternativos a costos reducidos, bajando aún más el punto de entrada.

En otras palabras, la relación costo-beneficio puede ser muy atractiva si dejamos a un lado el concepto de lo que llaman «bleeding edge», y buscamos modelos con un par de años sobre los hombros. Hoy es el turno de la Sony Alpha A7. En diciembre del año pasado exploramos las posibilidades de su hermana mayor Sony Alpha A7 III, sin embargo, es un buen momento para mirar hacia atrás y analizar su oferta.


Sony Alpha A7: Volver al futuro

Sony Alpha A7
Viejos son los trapos

Anunciada originalmente en octubre de 2013, la Sony Alpha A7 presenta un sensor CMOS full frame de 24.3 megapíxeles efectivos, y está acompañado por el procesador de imágenes Bionz X. La sensibilidad ISO de la cámara oscila entre 100 y 25.600 con un Boost hacia abajo de 50, mientras que la velocidad de obturación se extiende de 1/8000 a 30 segundos. Su pantalla de tres pulgadas es abatible (84 grados hacia arriba, 45 hacia abajo) pero no táctil, con una resolución de 921.600 puntos (varios portales reportan 1.23 millones), y el viewfinder electrónico OLED («puro», nada de secuencial aquí) asciende a 2.35 millones de puntos, con una cobertura del 100 por ciento.


Sony Alpha A7
Abatible, pero no táctil

El sistema de autoenfoque en la Sony Alpha A7 utiliza una configuración híbrida de 117 puntos de enfoque basados en detección de fase, y otros 25 para detección de contraste. Esto le permite obtener una capa extra de información sobre profundidad, y por extensión, funcionar más rápido. Sólo en situaciones muy adversas de baja luz se lo puede hacer tropezar (ISO 3200 hacia arriba), pero con un pequeño aliado en la zapata, podrás evitar eso fácilmente. Su nivel máximo de Burst es de 5 FPS, con la tarjeta de memoria como límite en JPEG, o 28 disparos en RAW. El modo continuo estándar baja el promedio a 2.5 FPS, y el búfer demora unos 10-11 segundos en vaciarse disparando RAW.

La construcción de la Sony Alpha A7 hace que lleve la palabra «sólida» como una medalla de honor. El cuerpo y los objetivos oficiales poseen un sellado contra el polvo y la humedad, un detalle que otras mirrorless suelen dejar en el camino para no quedar fuera de su categoría. El grip es abundante, y si adoptas un objetivo compacto, el uso con una mano es viable.


Sony Alpha A7
Varias opciones de personalización, sin saturar

La interfaz de la Sony Alpha A7 logra establecer un buen equilibrio entre facilidad de uso, y lo que se espera de una cámara high-end (de 2013-2014). Tres diales en la parte superior, uno con claro perfil frontal, y otro dedicado a la compensación de exposición. También encontramos un botón C1 personalizable de acceso rápido, y el dial de modo se reparte entre Full Auto, Automático Programable «P», Prioridad de Apertura «A», Prioridad de Exposición «S», Manual «M», Selección de Escenas «SCN», Panorámico, Modo Película, y dos entradas personalizables (1 y 2). Si necesitas más opciones de configuración avanzada, los botones C2 y C3 se ubican en la parte posterior. Todos los detalles relevantes aparecen en el manual oficial. Son casi 700 páginas, pero incluye varios idiomas además del español.


1-125 f5.6 ISO 100
1-125 f2 ISO 100
1-100 f5 ISO 400

Lógicamente, al tratarse de una cámara con más de cinco años sobre los hombros, la Sony Alpha A7 no ofrece ningún modo de vídeo 4K, pero eso no quiere decir que se trate de una mirrorless débil al momento de capturar acción. Por el contrario, todos los parámetros estarán a tu disposición si prefieres seguir la ruta manual. Su grabación 1080p60 a 28 Mbps es maravillosa (especialmente en escenas tranquilas y prolongadas con la asistencia de un trípode), y los puertos para micrófono y auriculares nos entregan una flexibilidad superior durante la captura de audio.

A nivel de conectividad descubrimos soporte WiFi y NFC, lo cual nos permite enlazar un smartphone compatible con sencillez. Sony realizó varios cambios de software en los últimos años. Tanto Remote Camera Control como PlayMemories dejaron sus lugares a Imaging Edge (móvil o de escritorio), y hoy es la principal herramienta para conectarse a la Sony Alpha A7. Al mismo tiempo, se recomienda explorar los últimos updates de firmware disponibles.


Rebajas
Sony Alpha ILCE-7K - Cámara Evil (Sensor Full Frame de 35 mm, 24.3 MP, procesado en 16 bits, Visor OLED, vídeo Full HD, Wi-Fi y NFC, Objetivo 28-70 mm f/3.5-5.6 OSS) Color Negro
  • Resistente y compacta, ideal para uso profesional. Sensor CMOS Exmor de 24,3 MP, procesador BIONZ X y enfoque automático híbrido rápido
  • Sensor CMOS Exmor de fotograma completo de 24,3 MP
  • Enfoque automático híbrido mejorado
  • Procesador de imágenes BIONZ X
  • Dimensiones del producto 4,8 x 12,7 x 9,4 cm

Accesorios para Sony Alpha A7

¿Qué tiene de malo adquirir una cámara high-end del año 2013? Nada, siempre y cuando su precio sea el apropiado… y al momento de escribir estas líneas, la Sony Alpha A7 vale 800 euros nueva, con un 28-70 incluido en el kit. Hoy existen rivales muy fuertes (la Panasonic Lumix DMC-GX9 es una de ellas), pero no necesariamente «de alta gama» con ese número en la etiqueta. ¿Otra ventaja? Los accesorios son abundantes, y con costos razonables.


Baterías y alimentación

Con un total de 340 disparos por carga y una recuperación particularmente lenta vía USB (más de cinco horas), la Sony Alpha A7 necesita un poco de ayuda en el campo de la alimentación. Por suerte, eso requiere menos de 50 euros: Una batería Gloxy compatible con el formato NP-FW50 y el cargador híbrido Gloxy 2 en 1 para casa y coche resuelven la ecuación energética de la A7 sin demasiados sobresaltos.

Sony Alpha A7
Las baterías alternativas son muy económicas

Trípodes y soportes

474 gramos no convierten a esta mirrorless en una de las más livianas, pero tampoco alcanza niveles críticos. De hecho, escoger un trípode para Sony Alpha A7 es un proceso sencillo, cortesía del siempre accesible Gloxy GX-T6662A. 1.6 metros de altura máxima, hasta 10 kilogramos de carga, muy liviano para su transporte (usa aleación de aluminio), nivel integrado y rótula de liberación rápida definen a este excelente trípode. Entre las opciones más compactas, es difícil ir más allá del Clampod Takeway T2, el cual conserva todas las virtudes del original, y optimiza su posición en modo trípode. Ambos te servirán bien.


Mochilas y bolsos

El sellado contra el polvo y la humedad son dos características que cualquier usuario de la Sony Alpha A7 apreciará de inmediato, pero eso no significa que el factor de transporte pueda o deba ser ignorado. Además, encontrar una buena mochila no es complicado. Por ejemplo, la serie Gloxy Pro AW viene en tres tamaño, su interior es acolchado y modificable, las correas son anchas (para reducir la fatiga), incluye un soporte para trípode, y la funda impermeable añade una capa de protección adicional. Ahora, si sólo quieres mover la cámara de A a B sin demasiados accesorios, la alternativa es el bolso Delta 400a Fancier. Estilo bandolero, bolsillo frontal, tela transpirable, interior personalizable y un precio muy competitivo cierran el combo.

Sony Alpha A7
Un clásico a esta altura

Flashes

Algunos entornos de muy baja luz pueden hacerle la vida difícil al sistema de autoenfoque en la Sony Alpha A7, pero son casos aislados y poco frecuentes. Aún así, nuestra posición frente a la iluminación no cambia: Que sobre y que no falte. La primera recomendación de flashes es efectiva y económica. El Meike MK-320 presenta un número de guía 32, trae difusor y soporte, y la pantalla LCD simplifica su configuración. Un par de escalones más arriba, el Nissin i60A posee un perfil más exigente con su número de guía 60, amplios ángulos de movimiento para su cabezal, difusor, estuche, y apenas 300 gramos de peso.


Objetivos

Hoy tenemos dos opciones, destinadas a cubrir ambos extremos del 28-70 que acompaña a la Sony Alpha A7. La primera de ellas es el gran angular Samyang 14mm f/2.8 EF ED, al que podrás exprimir al máximo no sólo disparando imágenes, sino también con el notable 1080p60 que graba la mirrorless. La segunda nos lleva directo al territorio de los teleobjetivos. El Gloxy 500-1000mm f/6.3 es robusto, económico, fácil de usar, e incluye los adaptadores necesarios. ¡La naturaleza te espera!

Sony Alpha A7
Para romper los límites del 28-70 en el kit

¿800 euros por una cámara high-end del año 2013? ¿Por qué no? Es una forma muy eficiente e inteligente de acceder a hardware que de otra forma nos sería imposible alcanzar. La Sony Alpha A7 es un modelo bien documentado, el soporte oficial sigue allí, no es difícil obtener unidades nuevas, y el mercado de segunda mano no se queda atrás con sus ofertas. Explora, estudia, y compara. ¡Buena suerte!


Reportar

¿Qué te pareció?

Mentor

Escrito por Lisandro Pardo

Moderador de ComunidadUsuario VerificadoVotadorAutor de contenidoCreador de GaleríasCreador de Listas

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

Crear una paleta de colores a partir de los colores de una imagen

Robert Pattinson protagonizará la nueva trilogía de «The Batman»