¿Por qué se irritan tus ojos en la piscina?

Ahora lo sabemos… y estamos arrepentidos

Situación común: Vamos a una piscina pública, entramos al agua, y al poco tiempo nuestros ojos están rojos como tomates. «Se pasaron con el cloro» es la queja más común… ¿pero y si el cloro fuera realmente un agente secundario? La otra mitad de la ecuación lleva el nombre de cloraminas, y su formación es responsabilidad de la reacción entre el cloro y material orgánico. ¿Qué clase de material orgánico? Bueno… ya sabes.

Han pasado años desde mi última visita a una piscina pública. Al menos media docena de doctores me recomendó volver al agua para corregir mis problemas de salud… a lo que dije «gracias» y «hasta luego». En primer lugar no tengo tiempo, y en segundo lugar, las opciones locales no poseen una muy buena disciplina higiénica que digamos. Los últimos estudios al respecto indican que en una piscina promedio puede haber hasta 75 litros de orina, y que en los jacuzzis la concentración es tres veces mayor. Algunos pensarán que es suficiente con tirar cloro en el agua para que mate todo, pero lo cierto es que eso causa otro problema: Cloraminas.

El famoso olor a cloro es… otra cosa

Las cloraminas surgen a partir de la reacción entre el cloro libre y el material orgánico en el agua, que además de la orina también incluye a la piel muerta, sudor, saliva, cabellos, aceite, heces, y el ocasional resto de comida. El factor irritante de las cloraminas es considerable, afectando ojos, piel, nariz, y vías respiratorias. El clásico «olor a cloro» en la piscina no es otra cosa más que cloraminas en forma de gas, y el reclamo de que «hay demasiado cloro» en la piscina cuando aparecen los primeros ojos irritados, en realidad simboliza lo contrario: No hay suficiente cloro libre en el agua.

Al mismo tiempo, la presencia de cloraminas en una piscina afecta a la calidad de la práctica deportiva entre los nadadores, y aquellos con dolencias previas perciben más problemas de salud. Por supuesto, un tratamiento químico correcto puede reducir los niveles de cloraminas a parámetros aceptables, y a esto se suman soluciones adicionales como los ozonizadores, o sistemas de luz ultravioleta. Sin embargo, lo que más importa al final del día es la higiene de los nadadores.

Deja tu voto

1 punto
Upvote Downvote

Total votes: 1

Upvotes: 1

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%