in

Thug lifeThug life

¿Qué sucede cuando cargas la misma foto a Instagram cientos de veces?

Una pesadilla de compresión, y algoritmos no tan listos


Instagram

Millones de personas se vuelcan a la Web diariamente para documentar su vida digital, y uno de sus recursos principales es publicar fotos en redes sociales. El problema es que esas plataformas no hacen casi nada para preservar la calidad original de las imágenes. De hecho, ni siquiera son capaces de detectar un proceso de compresión previo, por lo que aplican sus algoritmos una y otra vez. El fotógrafo Janick Entremont llevó esto al extremo publicando un retrato suyo más de 300 veces en Instagram. El resultado final sólo puede ser descrito como corrupción absoluta…

«Y’all Got Anymore of Them… Pixels?» La situación es tan común que terminó convertida en meme. Imágenes, vídeos y GIF animados son compartidos hasta el cansancio, a través de una larga cadena de portales y servicios que en cada paso tratan de optimizar su tamaño, destruyendo su calidad.

Desde un punto de vista técnico, la razón detrás de ese comportamiento resulta obvia: El ancho de banda es caro, mucho más de lo que el usuario cree. Todos apreciamos las imágenes de alta resolución, pero no tiene sentido servir una copia de 10 megapíxeles cada vez que alguien hace clic.

En la otra acera, descubrimos que a los algoritmos de compresión simplemente no les interesa. Imagen que ven, imagen que comprimen, imagen que arruinan. El fotógrafo Janick Entremont decidió comprobar esto en Instagram, plataforma con una reputación no demasiado buena en lo que se refiere a preservar calidad. ¿Qué hizo exactamente? Se sacó una foto, la subió a Instagram, la descargó, volvió a subirla, y la descargó otra vez… 340 veces.


Original

View this post on Instagram

1

A post shared by A (con)temporary portrait. (@facetinction) on


80 cargas

View this post on Instagram

80

A post shared by A (con)temporary portrait. (@facetinction) on


El experimento no es nuevo que digamos. Aún recuerdo bien el trabajo del artista Pete Ashton en su perfil «I Am Sitting in Stagram», pero la diferencia es que se detuvo en 90 ciclos. Al mismo tiempo, notamos que la pérdida de calidad no sigue el mismo patrón. Una hipótesis es que Instagram modificó o reemplazó por completo a sus algoritmos de compresión en los últimos cinco años. Mientras que en la foto de Ashton el «daño» tiene una tendencia horizontal, en el caso de Entremont es vertical.


340 cargas

View this post on Instagram

340

A post shared by A (con)temporary portrait. (@facetinction) on


El proceso de destrucción, en una animación

¿Conclusión? La misma que hace media década: Puedes compartir lo que desees en redes sociales, pero no las utilices para preservar imágenes. Guarda los originales localmente, o en la nube sin procesar, como si fueran archivos normales.


Sitio oficial: Haz clic aquí



Reportar

¿Qué te pareció?

Héroe

Escrito por Lisandro Pardo

Moderador de ComunidadUsuario VerificadoVotadorAutor de contenidoCreador de GaleríasCreador de Listas

Comentarios

Leave a Reply
  1. Lo mismo sucede con copias de disco a disco. Inevitablemente, siempre que se hace una nueva copia, se pierde algo de información.
    Al principio no parece, pero luego de varios backups la imágen pesa lo mismo y su calidad disminuye. Tanto en jpg como en png hay pérdida de calidad. Supongo que esto sucede por que, explicándolo de una manera muy básica, los sistemas no son perfectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

NetGuard: Cómo bloquear Internet a una aplicación de Android

Hidropaneles

Hidropaneles: Energía solar para obtener agua potable del aire