in

Todo sobre Gmail offline


A pesar de que millones de personas están usando este servicio hoy en día, Gmail aún lleva la etiqueta de beta, y continúa en constante desarrollo. Hace muy poco tiempo, Google anunció una función que casi se estaba pidiendo a gritos, especialmente en el entorno empresarial: La posibilidad de utilizar Gmail fuera de línea. Bien, esta opción ya está disponible, más allá de que todavía necesita unos cuantos ajustes, pero ya podemos tener una idea de cómo funciona.

La situación que plantea Google es muy sencilla: El mundo está cada vez más interconectado, con aplicaciones volcándose a Internet en lo que la mayoría llama computación en nube. La cantidad de aplicaciones que utiliza la red de redes para trabajar ha ido en aumento, y si bien esto plantea ciertos beneficios, también tiene sus debilidades. La más importante de todas: Cuando no hay Internet, no funciona nada. Y por más que estemos rodeados de conexiones de banda ancha, transferencias 3G e intercambio de datos de alta velocidad, las cosas pueden complicarse mucho cuando estamos arriba de un tren, en un avión, o en algún lugar siniestro en donde la conexión wireless es un desastre y no hay ningún cable al alcance al que nos podamos conectar.

En estos casos (más de los que podríamos llegar a imaginar), entran las aplicaciones web fuera de línea. Suena a contradicción, pero en realidad es una función clave que, siendo honestos, Google tardó bastante en entregar. Por supuesto que cualquier usuario podía y puede configurar a Gmail para trabajar a través del protocolo POP3 y descargar los correos a aplicaciones como Outlook, pero lo cierto es que hay mucha gente allí afuera usando Gmail, y la idea de aprender todo un programa para tener la posibilidad de leer, guardar y crear correos sin estar conectado ha alejado a muchos del servicio de correo de Google. En cambio, el modo fuera de línea entregará al usuario exactamente la misma interfaz que viene usando en la versión "online" de Gmail, lo que se traduce en una facilidad de uso inmediata.

De momento, el servicio sólo está disponible para usuarios que tengan configurada la interfaz de Gmail en inglés, y aún así no todos tienen acceso a ella. Eso fue lo que personalmente me ha pasado. Mi cuenta de Gmail tiene la interfaz en inglés, pero aún no tengo disponible el modo "Offline". Si quieres comprobar tu cuenta, debes hacer clic en "Settings" y luego acceder a la sección "Labs". Allí debes buscar la opción "Offline Google" y activarla. Claro que para esto Google solicitará la instalación de Google Gears, la interfaz de aplicaciones fuera de línea compatible con diferentes navegadores y plataformas. Aunque no puedo usar Gmail fuera de línea, pero lo que es Google Docs y Google Spreadsheets, hace tiempo que los utilizo y ya han reemplazado a suites de oficinas caras y/o pesadas.

Esto puede parecer un viaje en la dirección contraria, teniendo en cuenta la tendencia hacia la computación en nube que ha demostrado Google. Sin embargo, esto no es tan así. Por más eficiente y confiable que pueda ser Internet, habrá algún momento en que la conexión no estará disponible, ya sea por un inconveniente local (problemas en nuestro módem, tarjeta de red, router, virus, etc) o externo (nuestro proveedor explotó y no nos enteramos). Esto tampoco quiere decir que Google esté cambiando de planes. De hecho hay un rumor muy fuerte llamado GDrive, un servicio con el que el usuario podrá tener acceso a todas sus aplicaciones en línea de Google y a todos los archivos creados en ella, con sólo tener a la mano un dispositivo con conexión a Internet. Noten el término "dispositivo". Ya no se habla de ordenadores solamente, sino que en teoría podrían usarse teléfonos y otras clases de MIDs.

En el aspecto técnico de Gmail fuera de línea, todavía tiene algunas limitaciones. Por un lado, puedes acceder a los archivos adjuntos almacenados en los correos, pero no puedes agregar adjuntos en los correos que escribas fuera de línea. Probablemente los desarrolladores estén trabajando en eso a base de latigazos lanzados por algún coordinador despiadado. Y otro detalle muy interesante es cómo decide Gmail darle prioridad a los mensajes a descargar. Lo lógico sería pensar que el servicio descarga todos los mensajes disponibles, pero si tienes más de diez mil, las cosas no serían tan así (para eso haces un backup). Aparentemente han aplicado cierto algoritmo que decide cuáles correos son más importantes para el usuario y cuáles no. Será interesante ver cómo se desenvuelve este algoritmo en un entorno empresarial, pero si nos ponemos a pensar que se trata de diez mil correos, no debería ser tan preocupante, ¿verdad?

Casi no quedan dudas de la decisión de Google en ofrecer sus servicios a través de la red y de fomentar la computación en nube como modo de acceso futuro para nuestros archivos y aplicaciones. Más allá de las consecuencias que esto pueda llegar a tener (especificamente, privacidad), está claro que Google no es el único que piensa esto: Microsoft pasó en limpio sus intenciones de entrar en la computación en nube con el anuncio de Azure. Para poder convencer a los usuarios de dar el salto a la nube, primero Google debe verificar que "en la tierra" esté todo bien. Gmail fuera de línea es un paso muy importante, pero aún falta bastante para que podamos ver a todas las aplicaciones de Google con este modo de trabajo. Sólo el tiempo lo dirá.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

Comentarios

Leave a Reply
  1. Conjunto a Google Docs, podrían formar un paquete offline muy interesante.

    Hablando de versiones offline…
    ¿Que ocurrió con la revista de Neoteo?¿No se editará más en formato PDF?
    Sería una pena! ¿Retomará en algun momento?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

La España joven se conecta en masa a Internet

Windows 7 estará “bajo vigilancia”