in

El Graf Zeppelin visita el Polo Norte (1931)


El dirigible alemán LZ 127, más conocido como Graf Zeppelin, voló por primera vez el 18 de septiembre de 1928. Tres años más tarde, y luego de batir varios récords, logró arribar al Polo Norte, recorriendo 10.600 kilómetros en solo una semana. Además de servir como propaganda política, este viaje proporcionó datos científicos invalorables relacionados con el campo magnético terrestre, las condiciones meteorológicas del ártico y el registro fotográfico de grandes áreas hasta entonces desconocidas mediante una cámara panorámica.

Lo que generalmente denominamos “dirigible” no es otra cosa que un gran contenedor rígido y ligero que, gracias a la enorme cantidad de algún gas más liviano que el aire que almacena en su interior, puede volar. Se han construido muchos dirigibles, casi todos en la primer mitad del siglo pasado, pero uno de los más famosos y exitosos ha sido sin dudas el LZ 127, nombrado “Graf Zeppelin”, en honor a uno de los pioneros de la aeronavegación alemana: Ferdinand von Zeppelin.

Este tipo de aeronaves suelen ser de gran tamaño, ya que la carga útil que podrán transportar está en relación directa con el empuje vertical que pueda proveer el gas que lleva en su interior. Si se quiere levantar un gran peso, pues hace falta un gran dirigible. Y el Graf Zeppelin no era precisamente una excepción a esta regla: media más de 235 metros de largo, más de 30 de diámetro y podía transportar hasta 60.000 kilogramos de carga.

Realizó su primer vuelo el 18 de septiembre de 1928. Llevaba en su interior unos 105.000 metros cúbicos de hidrógeno, y obtenía su empuje de 5 motores Maybach de 12 cilindros, capaces de proporcionar unos 550 HP de potencia cada uno durante el despegue y 450 HP de forma continua durante el vuelo. Disponía de comodidades para 20 pasajeros, y desarrollaba una velocidad máxima de 128 kilómetros por hora. Todas estas características hicieron del Graf Zeppelin la mayor aeronave de su época.

A lo largo de su vida útil -fue retirado de servicio el 18 de junio de 1938- transportó a más de 34.000 personas, realizó en total más de 600 viajes, 150 de los cuales fueron cruces del Océano Atlántico, ya que la aeronave formaba parte de la linea regular de transporte de carga y correspondencia entre Europa y Sudamérica. Uno de sus primeros logros fue la vuelta al mundo que completó el  29 de agosto de 1929, que tuvo como destino final la ciudad de Lakehurst (Nueva Jersey, Estados Unidos), famosa por ser el sitio donde 9 años después se incendiase el LZ 129 Hindenburg causando la muerte de 35 personas.

Este viaje duró tres semanas, y fue un claro indicio de lo que era capaz de lograr este dirigible. Poco tiempo después batió el récord de vuelo sin tocar tierra, permaneciendo 128 horas en el aire. Su mayor reto fue alcanzar el Polo Norte, un viejo suelo del propio Conde Zeppelin, quien había planeado un viaje así 20 años antes, pero que no pudo concretar debido a la Primera Guerra Mundial.

En julio de 1930, bajo el mando de Hugo Eckener, el Zeppelin comenzó la travesía hacia el Polo Norte. Previamente, la aeronave había volado sin problemas entre Noruega y el archipiélago de las Spitsbergen, demostrando que era capaz de lidiar con las espantosas condiciones meteorológicas que se pueden encontrar en esas latitudes. Un viaje de estas características tenia al menos dos fines importantes. En primer lugar, el gobierno alemán obtendría un gran rédito político al demostrar al mundo de que eran capaces sus ingenieros. En segundo término, se podrían obtener datos científicos del Ártico que de otra manera serian prácticamente imposibles de conseguir.

Para que la aventura resultase aun más impactante, se había previsto que un submarino USS 0-12 “Nautilus (sí, el submarino norteamericano que finalmente alcanzó el Polo Norte se llamaba igual), se encontrase con el Graf Zeppelin en el mismísimo Polo y intercambiasen correspondencia. Lamentablemente, el Nautilus sufrió un par de inconvenientes que terminaron con el navío hundido en los fiordos de Bergen. Lejos de amilanarse, Eckener propuso encontrarse con un barco de superficie e intentar el traspaso de la correspondencia con el. Hay que aclarar que el tema recurrente de la correspondencia no era solamente un capricho, sino mas bien un medio para financiar el viaje: la venta de sellos postales -que luego tendrían gran valor entre los coleccionistas- proporcionarían la mayor parte del dinero necesario para la aventura.

 

El Graf Zeppelin medía más de 235 metros de largo y unos 30 de diámetro.

 

Finalmente, se acordó un encuentro con un rompehielos ruso, el Malygin. El dirigible llevaba más de 300 kilogramos de correspondencia (unas cincuenta mil cartas) y el navío unos 120 kilogramos. El Zeppelin comenzó su viaje el 24 de junio de 1931, cubriendo el trayecto entre Friedrichshafen y Berlín (unos 600 kilómetros) en solo 8 horas. De ahí voló a Leningrado (1.400 Km) en 16 horas y siguió viaje hacia la  península de Kanín (1.300 Km), distancia que recorrió en unas 12 hs. volando a 108 kilómetros por hora de promedio. El viaje se desarrollaba sin problemas, y Eckener dirigió la aeronave hacia la Tierra de Francisco José (1.200 km), luego hacia la península de Taimyr (2.400 Km) y de ahí a las cercanías del Polo. En solo una semana estaban de vuelta en Friedrichshafen.

El  Graf Zeppelin voló en total unos 10.600 kilómetros a una velocidad promedio de 88 kilómetros por hora, 8.600 de ellos sin ser reabastecido de combustible. Los objetivos previstos fueron cumplidos con creces: el gobierno logró el reconocimiento de la capacidad operativa de las aeronaves dirigibles alemanas, y los científicos consiguieron una gran cantidad de datos. Se efectuaron mediciones del campo magnético terrestre y sus variaciones, se realizaron mediciones meteorológicas y el lanzamiento de globos más pequeños para la obtención de datos a diferentes alturas y se tomaron una gran cantidad de fotos panorámicas del Ártico, útiles para confeccionar mapas y actualizar los existentes.

Transportaba 20 pasajeros a una velocidad máxima de 128 kilómetros por hora.

Seguramente, si el terrible accidente del Hindenburg no hubiese tenido lugar, este tipo de aeronave se habría convertido en un medio de transporte barato que aún hoy utilizaríamos. Pero no era sencillo manejar con seguridad los miles de metros cúbicos de gas que necesitaban para volar, y los materiales disponibles en la época los convertía en algo muy frágil e inseguro. La “época dorada de los dirigibles” tuvo su apogeo durante el reinado del Graf Zeppelin, siendo él mismo uno de los mayores exponentes.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Ariel Palazzesi

Comentarios

Leave a Reply
  1. Actualmente creo que los existentes utilizan otro tipo de gas, creo que es el Helio!

    No seria mas barato volar en uno de estos que en un avion?

    • Volar intercontinentalmente a 150Km/Hr?? Paso……..

      Es verdad seria muy barato, pero el tamaño y maniobrabilidad dudo mucho que sea compatible con las normas de hoy. Los Dirigibles de hoy no pasaran a mas de "globos aerostaticos", promocionales (quien no ha visto el dirigible de GoodYear?) y quiza como un atractivo turistico en ciudades donde no estorbe a aeroplanos y haya lugar para crearles una base, seria muy raro que una mole de 255mts sea compatibles con los 747 y sus pistas de aterrizaje de 150-190mts.

    • Sólo conozco los tres GZ-20 de GoodYear y el combustible sí es helio, mantenido a baja presión para evitar que pequeñas perforaciones causen un accidente. Miden unos 60 metros de largo x 15 de ancho x 18 de largo. No sé cuánto dinero costará mover semejante cacharro, pero dentro sólo hay plazas para seis pasajeros, lo que me lleva a pensar que no sería más barato. El diseño creo que no ha cambiado desde 1969, con lo que modernos, modernos, tampoco son. Hay algún prototipo híbrido experimental, el P-791 de Lockheed-Martin y otro chino de Shanghai Vantage Airship Manufacture Co.

      • Es barato desde el punto de vista del combustible, ocupa muy poco combustible para mover el dirigible (pues se eleva solito XD), ahora que si lo que buscas es que mueve una cantidad de gente mayor al 747 o el 847, ahi si se aplica toda la regla de que a mayor peso mayores dimensiones, el dirigible GoodYear tiene las dimensiones que mensionas 60mts y puede mover a seis gentes, el Graf Zeppelin tiene una envergadura de 235mts para mover a 20 personas y tiene la capacidad de 60t (segun entiendo en la nota). Obviamente hablamos de materiales pesados y relativamente debiles.

  2. Estaría bueno que los vídeos en NeoTeo tuviesen el botón para ver a pantalla completa y selección de la resolución. No se si YouTube permite esa opción o es algo reservado.

  3. Gran artículo, felicidades.
    Sueño con vivir unas vacaciones en un futuro no muy distante volando en una máquina de estas sobre las nubes de Venus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

los mangas más largos del mundo

Los mangas más largos del mundo

Language Guesser: Adivina el idioma de los videos de YouTube